El devocional de hoy

Padres amorosos

Lectura: Salmos 27:7-10

(Isaías 49:15) ¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse
del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.


Herbert Toney, de 36 años de edad, y Latisha Washington, de 29 de edad, fueron arrestados en octubre en la Parroquia de San Bernardo cerca de Nueva Orleans. Ellos se enfrentan a numerosas cargas que incluyen el abandono de su hijo de ocho años de edad. Según la policía, la pareja instruyó al niño a entrar en una tienda y robar comestibles y cerveza. Cuando una guardia de la seguridad sorprendió al niño, el niño indicó a la pareja y los identificó como sus padres, pero Toney y Washington negaron conocer al niño con una frescura impresionante y salieron como si nada hubiera pasado. Después, las autoridades llevaron nuevamente a la pareja para identificar al niño y Washington dijo que había visto al niño por allí en la calle alguna vez. Finalmente, bajo mucha presión la mujer admitió que el niño era su hijo.

Sin duda alguna esta experiencia fue una vivencia traumática que ha marcado indeleblemente la vida de esta pobre criatura de ocho años. Lo más agobiante de este acontecimiento es que algunos dejan que experiencias horribles como estas formar su concepto de Dios de acuerdo a su concepto de sus padres terrenales. Pero el Dios Verdadero, el Dios de la Biblia jamás se puede comparar con la degradada naturaleza de los hombres pecadores. Aún los mejores de los padres naturales fallan miserablemente y son indignos de ser comparados al Padre Celestial.

El Apóstol Pablo dijo, "Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor" (Efesios 6:4). También nos exhortó, "Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten" (Colosenses 3:21). La responsabilidad de ser padre de familia es una de las más grandes que existen en la vida. Cuando Dios te da un hijo, Él mismo te esta dando la oportunidad de formar una vida entera. Esta vida impresionable llegará a ser lo que tu harás de ella y Dios te tendrá por responsable del resultado. Los años que tendrás el privilegio de invertir en las vidas de tus hijos realmente son pocos. Después, lo que has hecho se quedará con ellos (y también con tus nietos) como un testimonio en tu contra o a tu favor.

Más grande todavía, es tu responsabilidad para encaminarlos por los caminos de la vida en Jesucristo. Cristo dijo, "Mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeños" (Lucas 17:2). Los padres que abandonan su responsabilidad con sus hijos, por cualquiera que sea su razón o excusa, en realidad están causando un tropiezo para estos pequeños. Cuan fácil es amar a nuestros hijos. Y si lo hacemos con el corazón, dando nuestras vidas en amor por ellos desde el principio. Nuestro galardón será grande.

DIOS NOS DEJÓ UN EJEMPLO PERFECTO DE LO QUE ES SER PADRE

(Salmo 27:10) Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el Señor me recogerá.

Hno Prince Parker

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Los gastos ocasionados para mantener entreCristianos en forma gratuita dependen en gran parte de la publicidad que ofrecemos. Para poder leer nuestro contenido te pedimos que por favor desactives el bloqueador de anuncios para nuestra página