1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 4.55 (207 Votos)
El devocional de hoy - 4.6 de 5 basado en 207 votos
Escrito por entreCristianos
Publicado el 27 Septiembre 2013
Imprimir

Confundidos con los hechos

Lectura: Lucas 14:15-24

(Juan 15:22) Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado, pero ahora no tienen excusa por su pecado.


El otro día conversaba con un joven que me estaba hablando de unos ejercicios que hacía en su esfuerzo de mejorar su habilidad en las artes marciales. En un punto, él mencionó que después de sus ejercicios, tomaba un tiempo para la meditación. Al oír esto, me pareció totalmente natural decirle que pensaba que si oraba y hablaba con Dios, sería un mejor uso de su tiempo.

Inmediatamente reaccionó con reacio y dijo

¡Eso de la religión no cuadra conmigo!

Bueno, respondí, creo que tú comenzaste el tema de la religión con eso de la meditación. 

Aún así, no dije nada de la religión. Dije que sería mejor que oraras.

Él respondió que no quería saber nada de la religión porque no le gustaba cuando la gente le decía lo que tenía que hacer. Que no le gustaba eso que la iglesia le quería decir cómo el tenía que vivir su vida.

Respondí, 

¿Y sujetarse al régimen de los artes marciales no es estar sujetado a los dictámenes de otro?

Repetí que le estaba hablando de una relación con Dios, no de la religión y recalqué que estos eran dos temas muy distintos. 

A continuación me dijo algo muy interesante. Me dijo que había intentado orar y Dios nunca le hacía caso.

Meneando mi cabeza con asombro le dije simplemente que él era la persona que me había dicho con vehemencia que no quería hacer caso a los consejos de Dios. Si has dicho a Dios desde antes que no importa lo que Él tenía que decirte, que tú no quería hacerle caso porque tu mente ya estaba decidida a no hacerle caso. Ahora ¿porque crees que Dios está obligado a hacerte caso a ti? Me estás diciendo, ‘No me confundas con los hechos porque mi mente está decidida’. El joven quedó muy callado y pensativo.

Los hombres son capaces de inventar excusas y pretextos para justificar casi cualquier obra, pecado o característica malévolo. Inventan excusas que ni siquiera ellos mismos creen y con todo esperan que Dios les crea.

Cuando el rey recibió la excusas inútiles de los convidados, los rechazó rotundamente tal como Dios hará a todas los subterfugios que los seres humanos le presentarán en el día final. Si examinas las evasivas presentadas por los invitados, observarás que son horribles confabulaciones. Es así efectivamente porque no hay razón que vale para rechazar cosa alguna que Dios nos ofrece siendo que Él nos ama. En Su gran amor Cristo extiende Sus manos hacía nosotros totalmente para nuestro bien.

LAS EXCUSAS SON INÚTILES PORQUE ¿QUÉ PODEMOS ESCONDER DE DIOS?

(Proverbios 28:13) El que encubre sus pecados no prosperará, mas el que los 
confiesa y los abandona hallará misericordia.

Hno. Prince Parker

Devocionales entreCristianos, una nota de inspiración diaria basada en la palabra de Dios

 

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto