1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 31 Enero 2010
Imprimir
creyonesLos Romeike consiguieron el asilo político en Estados Unidos alegando falta de libertad en la educación de sus cinco hijos. Se trata de una familia evangélica que no encontró en Alemania un colegio que «fortalezca la educación de los hijos en los mismos principios religiosos y culturales de sus padres».
Desde hace dos años decidieron ocuparse ellos mismos de la formación de los niños y para ello huyeron a Norteamérica. El ´homeschooling´, muy común en Estados Unidos, sólo se permite en Alemania en casos excepcionales.

Uwe Romeike denunció que los servicios sociales estaban persiguiéndoles, después de sacar a sus hijos del colegio en el año 2006. Habla de «persecución penal» por parte del sistema público alemán, y por ello presentó una solicitud de asilo político a EEUU, país en el que los ´homeschooler´ están contemplados en la legislación.

En octubre del 2006 una patrulla de la policía alemana acudió a su casa para preguntar por la falta de asistencia de los pequeños a la escuela. Tras constatar que los niños no acudían a clase por expreso deseo de sus padres, la policía realizó la denuncia, el primer paso de una larga batalla legal que terminó en el 2007 con la decisión del Tribunal Supremo alemán de quitar la custodia de los pequeños a sus progenitores. «Comprendimos que teníamos que salir del país», explica el padre.

La decisión judicial puso fin a la aventura vivida por Uwe Romeike, su mujer y sus hijos, quienes desde el año 2007 residen en la ciudad de Nashville (Tennessee), donde escaparon para no tener que entregarlos al Estado.

El caso cayó en manos del juez de inmigración Lawrence O. Burman, de Memphis (Tennessee), que ha concedido la solicitud de asilo y se ha despachado con una sentencia en la que critica al Gobierno alemán, reprochándole que «en lugar de ocuparse del bienestar de los niños, trate de acabar con sociedades paralelas».

Según la sentencia, «esta familia tiene un temor de persecución fundado. No podemos esperar que todos los países acaten nuestra Constitución. Pero los derechos que se están quebrantando en este caso son derechos humanos básicos, que ningún país tiene derecho a violar».

Hannelore, la madre de los niños, confesó que habían «orado mucho». Tras conocer la sentencia, aseguró que «nuestras súplicas han sido escuchadas». La Asociación para la Defensa Legal de la Educación en Casa americana impulsó y ayudó a la familia, sufragando los gastos ocasionados por el abogado de la defensa, Mike Donnelly, y que ha dejado al país europeo en una situación un tanto embarazosa.

EDUCAR EN CASA
Alemania permite la educación en casa solamente en casos excepcionales, como familias que se trasladan constamente –circos, artistas, ferias ambulantes–, pero obliga a escolarizar al resto de los niños e impone multas o incluso retira custodias en caso de incumplimiento.

Hay jurisprudencia de 2006, el ´caso Paul Plett´, en la que el máximo tribunal penal alemán retiró la custodia a los padres que no escolarizaban «por razones de conciencia». Donnelly ha hecho valer ante un tribunal de EEUU que «esto sólo demuestra que el Estado alemán está tratando de imponer una uniformidad ideológica».
Fuente: ICPress

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto