1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 12 Diciembre 2010
Imprimir
OlsonCEVEl pasado viernes 9 de Diciembre Consejo Evangélico de Venezuela convocó a una reunión de emergencia para tomar acciones ante las fuertes lluvias que han afectado varias zonas del país.

En la misma se recibió informes de la situación en las distintas coordinaciones regionales, que arrojó múltiples comunidades cristianas afectadas  en los estados Nueva Esparta, Anzoátegui, Miranda, Carabobo, Trujillo, Mérida, Táchira y la parte costera de Aragua.

La primera acción fue la creación de una Comisión de Gestión de Riesgo para evaluar toda la situación y coordinar la recepción, clasificación y distribución de donaciones y ayuda hacia a los diferentes refugios. La misma está conformada por los pastores Carlos Landaeta, Inerio Morillo, Jaime Pérez, Javier Huggins y Darwin Villasmil.

El Centro de Acopio principal en Caracas se encuentra en la Iglesia Nuevo Pacto, ubicada en el Cine Junín, frente a la plaza O´Leary de El Silencio y la A.C. Proclama (www.proclama.org) para canalizar la ayuda de iglesia hacia las comunidades. En tal sentido nos encontramos recolectando alimentos no perecederos, agua potable, pañales, ropa, calzado, sábanas, cobijas, medicinas y carpas.

Finalmente se emitió un comunicado con la posición oficial del Consejo ante la lamentable situación que atraviesa el país que presentamos a continuación

"

El Consejo Evangélico de Venezuela manifiesta su más profundo pesar ante la trágica situación en la que se encuentra una gran parte de la población del país, tras las fuertes y continuas lluvias que han caído sobre varios estados del territorio nacional.

Lamentamos en primer lugar la pérdida de vidas humanas -con el doloroso peso emocional que ello conlleva- y luego las pérdidas materiales como: viviendas, bienes e incluso cosechas completas, lo cual afecta no sólo a individuos y familias, sino que repercute en todo el sistema económico nacional. A esto añadimos la preocupación por los efectos que puedan tener en la población escolar la suspensión de clases y lo que es peor aún: el riesgo de aparición y desarrollo de enfermedades epidemiológicas y otros males.

Como pueblo de Dios, estamos llamados a anunciar la esperanza en nuestro Señor Jesucristo y a tender puentes que faciliten la ayuda hacia aquellos que en momentos como estos pasan por tan graves angustias.

Por tal razón, agradecemos a Dios que el pueblo evangélico en todo el territorio nacional ha respondido de manera diligente y solidaria, prestando apoyo a quienes han resultado afectados por la grave situación. En este sentido ha dispuesto variadas formas de atención a los necesitados, conforme a los recursos humanos y materiales con los que cuenta la comunidad cristiana.

Por otra parte, consideramos que este no es tiempo para mezquindades ni rencores, por lo cual calificamos como una perversidad la promoción de enfrentamientos, así como cualquier ánimo o intención de obtener beneficios políticos o de otra índole, aprovechando la tragedia de la gente. Por el contrario, creemos que las actuales circunstancias demandan que todos los esfuerzos se enfoquen hacia la generación de respuestas que contrarresten la emergencia, incluyendo y alentando las iniciativas de todos particulares que se dispongan a ayudar, y construyendo soluciones verdaderamente sustentables en el tiempo.

A todos los hombres y mujeres de buena voluntad, les animamos a materializar su solidaridad a través a hechos concretos a favor de de los necesitados.

A la comunidad cristiana evangélica le pedimos mantenerse en oración por Venezuela continuando su labor humanitaria, y a todos les hacemos un especial llamado a la unidad como familia venezolana, a fin de dar respuesta a la altura que nos presenta las actuales circunstancias.

Confiamos en Dios y creemos que en medio de este fuerte desafío se hará manifiesto lo mejor de todos los venezolanos. De igual manera. Nos unimos en oración a Dios, pidiendo su consuelo y fortaleza para nuestra nación, y que los nuevos comienzos de todas estas familias estén llenos de optimismo y paz.

Dios Bendiga a Venezuela.

Atte.
Consejo Evangélico de Venezuela
Dado en Caracas a los nueve días del mes de diciembre del año del Señor dos mil diez.

"

El Consejo Evangélico de Venezuela, encabezado por su presidente, el pastor
Samuel Olson, se reunió este jueves en Asamblea Nacional Extraordinaria a
fin de trazar estrategias unificadas para atender al gran número de personas
afectadas por las lluvias que han azotado a 11 estados

En la misma se recibió informes de la situación en las distintas
coordinaciones regionales, que arrojó múltiples comunidades cristianas
afectadas en los estados Nueva Esparta, Anzoátegui, Miranda, Carabobo,
Trujillo, Mérida, Táchira y la parte costera de Aragua.

La primera acción fue la creación de una Comisión de Gestión de Riesgo para
evaluar toda la situación y coordinar la recepción, clasificación y
distribución de donaciones y ayuda hacia a los diferentes refugios. La misma
está conformada por los pastores Carlos Landaeta, Inerio Morillo, Jaime
Pérez, Javier Huggins y Darwin Villasmil.

El Centro de Acopio principal en Caracas se encuentra en la Iglesia Nuevo
Pacto, ubicada en el Cine Junín, frente a la plaza O´Leary de El Silencio y
la A.C. Proclama (www.proclama.org) para canalizar la ayuda de iglesia hacia
las comunidades. En tal sentido nos encontramos recolectando alimentos no
perecederos, agua potable, pañales, ropa, calzado, sábanas, cobijas,
medicinas y carpas.

Finalmente se emitió un comunicado con la posición oficial del Consejo ante
la lamentable situación que atraviesa el país que adjuntamos a este correo


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto