1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 07 Febrero 2010
Imprimir
misionerosCiaLa Agencia Central de Inteligencia (CIA) fue acusada ayer martes de mentir al Congreso y encubrir su papel en la muerte de dos estadounidenses inocentes, una madre y su hija, en un ataque a una avioneta hace nueve años.

Un avión con misioneros estadounidenses fue derribado por las Fuerzas Aereas Peruanas siguiendo órdenes de agentes de la CIA. El 20 de abril de 2001, Jim y Verónica Bowers y sus dos hijos, Cory y Charity, estaban regresando a su hogar en Perú en un pequeño avión tras un viaje a Brasil. Los Bowers estaban trabajando como misioneros cristianos en una zona del río Amazonas cerca de Iquitos (Perú), una región selvática remota cerca de la frontera entre Brasil y Colombia y habitualmente transitada por narcotraficantes.

La CIA y la Fuerza Aérea de Perú estaban trabajando en la misma zona tratando de interceptar a los contrabandistas de drogas. Un avión de reconocimiento de la CIA vio la avioneta Cessna en la que viajaba la familia Bowers y alertó a los militares peruanos.

El avión de reconocimiento de la CIA, con dos agentes a bordo, se escondió detrás del avión, que volaba sobre el Amazonas. "Estamos tratando de permanecer protegidos en este punto," dice uno de los pilotos de la CIA en una grabación de la Agencia que ha salido a la luz pública. El agente secreto estadounidense describe la aeronave como un ala alta, de un solo motor y con flotadores.

Sin embargo, el personal de la CIA pensó erróneamente que el aeroplano estaba ocupado por narcotraficantes. Los agentes de EE.UU. alertaron a la Fuerza Aérea peruana, que envió un caza para interceptar el hidroavión de la familia Bowers. En la grabación también se puede apreciar como el personal de la CIA expresa sus dudas, aunque no corrigen el error.

La Agencia Central de Inteligencia ha sido acusada de cubrir el incidente durante los últimos nueve años, aunque un comunicado de la organización asegura que "el trágico episodio" se lidió con "profesionalidad". A pesar de que los militares peruanos emitieron un aviso de alerta, el hidroavión se encontraba en otra frecuencia, por lo que no pudo escuchar el mensaje y identificarse.

El jefe de la Comisión de Información de Seguridad del Congreso de EEUU, Pete Hoekstra, se declaró decepcionado por las recientes conclusiones a las que llegó la Junta de Rendición de Cuentas sobre el ataque erróneo. "Eran ciudadanos estadounidenses que fueron brutalmente asesinados y creo que el Gobierno de EE.UU. fue cómplice de que sucediera", dijo Hoekstra. "La conclusión es que no creo que alguna vez obtengamos las respuestas que puedan asegurarnos que esto nunca sucederá en el futuro", añadió.
 
Fuente: Vanguardia

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto