1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 19 Diciembre 2010
Imprimir
argelia-2010-12Otro ataque terrorista contra inocentes en Argelia, fue obra del ala norafricano de Al Qaeda. Los argelinos están tratando de salir de 15 años de un sangriento conflicto que ha cobrado unas doscientas mil vidas aquí.


Mientras el gobierno sigue batallando contra Al Qaeda y otros extremistas, se está librando otra batalla…la de conquistar los corazones y almas de los argelinos.

Los musulmanes están viniendo a Cristo como nunca antes, mayormente en aldeas de montaña, entre los grupos bereberes. Youssef Ouramán es un pastor argelino: “La iglesia está creciendo rápido, no me cabe duda. Y la televisión tiene un tremendo impacto en la vida de la gente. Especialmente los programas en lengua árabe donde por primera vez muchos argelinos ven y escuchan a musulmanes convertidos a Cristo predicando, enseñando, contando historias y dando información acerca del Islam y el Corán”.

Islam: religión dominante

El cristianismo existía en Argelia mucho antes del Islam, pero desapareció en el siglo doce. Hoy el Islam es la religión dominante, pero el cristianismo está resurgiendo.

La iglesia argelina ha llegado a 70.000 miembros. El 70 por ciento de ellos tiene menos de treinta años. Centenares hacen fila por más de una hora sólo para asistir a las reuniones a la iglesia.

Hacer proselitismo a musulmanes es ilegal en Argelia. Sin embargo, este evangelista, ex musulmán, viaja por tren, tocando su guitarra, cantando himnos y hablando de Cristo con los pasajeros. El viaje dura cinco o seis horas así que dice tener una audiencia cautiva: los pasajeros no se pueden bajar.

El pastor Youssef dice que vencer el temor de los musulmanes ha sido crucial en el crecimiento de la iglesia: “Esa ha sido la clave y creo que la iglesia tiene una visión misionera ahora. Quieren ver más iglesias plantadas y quieren ver que la iglesia de Argelia tenga impacto no solo aquí sino en otros países también”.

El vecino Marruecos

En Marruecos, en las montañas las tribus bereberes están viniendo a Cristo en gran número y al venir a Cristo también viene la persecución”.

Ashraf es un exmusulmán que se convirtió del Islam al cristianismo y empezó a ministrar a los musulmanes en aldeas remotas de las montañas de Marruecos. El ha mostrado la película Jesús a muchos ya que quiso presentar a los berberes un Dios amoroso y perdonador: “El perdona al pecador que le ha hecho sufrir. Lo más importante es que la gente vea eso. Ellos solo pensarían en la venganza, no en algo así”.

Pero Ashraf ha pagado un alto precio por compartir a Cristo en Marruecos. Fue arrestado y enviado a un hospital psiquiátrico donde le inyectaron narcóticos que afectan la mente. Antes de aceptar a Cristo, le arrestaron por asociarse con cristianos. Dice que la policía le torturó con electricidad para que diera información sobre sus amigos cristianos.

Los argelinos también han enfrentado persecución en su país. El año pasado, oficiales de gobierno clausuraron cinco iglesias clandestinas y arrestaron a varios cristianos.

“En 2008 esperamos una situación más difícil porque ahora hay quejas de los líderes religiosos, los imames de Argelia se quejan de lo que esta pasando, la evangelización de los argelinos”, comenta Youssef.

Las presiones han resultado en una nueva ley más estricta – una multa alta y encarcelamiento para los que alteren la fe de un musulmán. Por ahora no se ha implementado esa ley. Pero el pastor Youssef dice que las leyes no pueden parar el asombroso mover de Dios en Norafrica.

“No hay duda de lo que está sucediendo hoy. Dios esta levantando hombres y mujeres dotados para predicar, plantar iglesias, alabanza y otras cosas. Es una señal asombrosa de esperanza”, agrega Youssef.

En cuanto a Ashraf, el evangelista marroquí, el conoce los riesgos de compartir a Cristo en un país islámico, pero sigue sin temor: “Siempre confiaré en Dios quien me da nueva vida. Dios está siempre conmigo en todo lugar”.

 

Fuente: Mundo Cristiano


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto