1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 16 Agosto 2009
Imprimir
sharia2009-08.jpgEn una demostración de fe inquebrantable a Jesucristo, dos mujeres iraníes acusadas de ser cristianas, testificaron la semana pasada en una corte de Teherán confesando su "amor a Jesús" y que "no renunciarán a su fe" y ante esto "no tienen nada que lamentar".

Maryam Rustampoor de 27 años y Marzieh Amirizadeh de 30, fueron arrestadas el pasado 5 de marzo por haber abandonado el Islam. Fueron confinadas bajo  régimen de aislamiento en una infame prisión de Evin, privadas de atención médica, y expuestas a severos interrogatorios que duraban horas muchas veces con los ojos vendados.  Esta ha sido su triste experiencia tras 5 meses en la cárcel.

Elam Ministries, un ministerio que se especializa en servir a la creciente iglesia en Irán ha informado que Marzieh y Maryam dieron testimonio ante autoridades judiciales el domingo 9 de agosto indicando que "a pesar de la gran presión que se ejerció en ellas, las mujeres declararon que no estaban dispuestas a renegar de su fe".

El acusador ha sugerido se les juzgue por «apostasía». Sin embargo aún no se ha pronunciado la sentencia definitiva.

Según indica el informe de Elan Ministries el interrogatorio se lo realizó el Fiscal Adjunto con apellido Haddad.

El fiscal al constatar la fe de Maryam y de Marzieh les dio la orden de renunciar a ella en forma verbal y escrita.

maryam-marzieh-irainies-cristianas.jpg
Maryam Rustampoor de  27 años (izquierda)
y Marzieh Amirizadeh de 30 años (derecha)
La apostasía en Irán está condenada por la ley de la Sharia con pena de muerte.
 
Al ser preguntadas por el fiscal Haddad si eran cristianas respondieron "Amamos a Jesús".  Esta respuesta pudo haber parecido algo vaga por lo que volvió a repetirles la pregunta y esta vez contestaron "Sí, somos cristianas".

Fue entonces cuando dijo: "Ustedes eran musulmanas y ahora se han convertido en cristianas".

Las mujeres replicaron “Nacimos en familias musulmanas, pero no éramos musulmanas”.

El fiscal Haddad prosiguió preguntándoles si tenían algo que lamentar,  a lo que contestaron "No tenemos nada que lamentar".

Enfáticamente les dijo “Tienen que renunciar a su fe en forma verbal y escrita”.  Las cristianas replicaron firmemente “No renunciaremos a nuestra fe”.

Durante un momento de tensión en el interrogatorio Maryam y Marzieh hicieron referencia a su fe alegando que fueron convencidas por Dios mediante el Espíritu Santo" y el fiscal enérgicamente dijo: “Es imposible que Dios hable con los humanos”.

A esto Marzieh le preguntó "¿Tiene dudas que Dios sea Todopoderoso?”. 

El fiscal le contestó: “Usted no es digna para que Dios le hable”.

La respuesta Marzieh no se hizo esperar y manifestó que: “Es Dios y no usted quien determina si soy digna”.

Al final del interrogatorio, el fiscal les dijo a las mujeres que debían volver a prisión y pensar las opciones que tenían y regresar cuando estuviesen listas.  Maryam y Marzieh replicaron “Ya hemos meditado esto cautelosamente”.

Ante esta afirmación el fiscal les indicó que será un juez quien dará la sentencia aunque no anunció quien sería el juez. Por otro lado les ha permitido tener un abogado que las represente, cosa que ha sido un avance en el caso puesto que hasta el momento tal derecho había sido denegado.

Ambas mujeres han regresado a la prisión de Evin. Según informa Elim Ministries han perdido mucho peso y tienen mal aspecto tras los cinco meses de cárcel.

Marzieh tiene problemas en la columna vertebral, además tiene un diente infectado y necesita atención médica. Hace unos dos meses preguntó su podía ser vista por médico, y los funcionarios de la prisión contestaron que la cárcel tenía un buen equipo médico y que la asistirían, pero hasta el momento no ha recibido tratamiento adecuado

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto