1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 3.50 (2 Votos)
Historia de un musulmán convertido en Brasil - 3.5 de 5 basado en 2 votos
Escrito por entreCristianos
Publicado el 10 Agosto 2013
Imprimir

Historia de un musulmán convertido en BrasilSalim nació en el Medio Oriente, en una familia musulmana muy religiosa. Fue criado de acuerdo a las enseñanzas del Islam. En sus años de adolescencia, Salim se alistó en un grupo terrorista para luchar por la causa del Islam. Se convirtió en un potencial terrorista suicida. En un momento dado, que en realidad trató de llevar a cabo un atentado suicida. Afortunadamente su intento de atentado no funcionó, dejándolo frustrado y avergonzado.


Después de una seria confrontación con los líderes religiosos, Salim huyó de su propio país. Viajó por varios países, y terminó viviendo en Brasil. Allí, a pesar de que se involucró con pandillas y drogas, nunca dejó de leer el Corán, Tampoco descuidó sus oraciones diarias. Salim se convirtió en uno de los criminales más peligrosos de su zona y, finalmente, tuvo que vivir en el bosque con el fin de esconderse de la policía.

Un día, cansado de toda su miseria, la desesperanza y la falta de vivienda, decidió orar diferente. ”Esa noche, me arrodillé, levanté la cara al cielo y me pregunté:” No sé quién eres, no en el cielo, yo no soy ateo, yo sé que hay alguien más grande que esto, creador de los cielos y la tierra, pero yo no sé quién eres. ¿Quién eres? ¿Eres Buda, María, Dios, Jesús de los cristianos? Quienquiera que seas, yo sólo pido esto: que me libres de mi vida actual y te seguiré siempre“.

Dios respondió a la oración. Como musulmán, Salim había rezado cinco veces al día durante 35 años, pero nunca había experimentado una respuesta tras sus oraciones. Esta vez, las cosas eran diferentes ya que Jesús se presentó a Salim varios días después de la oración de la desesperación.

Seis días más tarde, un creyente fue al bosque donde Salim estaba escondido, y le dijo: “Jesús te ama”. ”¿Es así?” Sostuvo Salim. ”¿Podrá liberarme Él de las drogas, la delincuencia y la miseria?” Entonces se acordó de las palabras de su oración. Guiados por el creyente en un lugar oculto, Salim estudió la Biblia, aprendió a orar de manera diferente, y llegó a conocer a algunos cristianos.

Salim enfrentó muchas luchas ya que muchos trataron de matarlo – su propio pueblo lo persiguió, le golpearon y le humillaron varias veces. Pero Salim entiende sus sufrimientos eran pequeños en comparación con el sufrimiento de Jesús en la cruz. Ahora, Salim proclama al Mesías a su propio pueblo, “Animo a todos los cristianos a llevar el Evangelio a mi gente. Ellos son religiosos, pero no saben como se ha manifestado Dios en el amor de Jesús“.

Fuente: 30-days.net


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto