1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 03 Septiembre 2007
Imprimir

Este artículo es la cuarta de las cinco partes de una serie que tiene como objetivo el estudio de las diferencias entre el cristianismo y el Islam.


Muchos cristianos se sorprenden al saber que los musulmanes le dan a Jesús un calificativo de ser un hombre ilustre en este mundo y el venidero (Surah 3:40). El Corán menciona a Jesús en 93 ayas (versos) en quince surahs (capítulos).

¿Qué es lo que los musulmanes creen en relación a Jesús? ¿Cómo se contrastan sus creencias respecto a Jesús y Mahoma?

Primeramente, los musulmanes afirman que Jesús no fue sino un profeta o un apóstol de Alá. Para los musulmanes, el concepto de ‘Hijo de Dios’ implica un relación física y sexual entre Dios y una mujer y Alá no tiene consorte como los ídolos paganos (Surah 6:101).

Los musulmanes creen en que Mahoma es el "sello de los profetas" (Surah 33:40). Al hablar de ‘sello de los profetas’, los musulmanes quieren decir que Mahoma fue el más grande y el último de los profetas. Los demás profetas hablaron a sus generaciones, pero Mahoma, al ser el último ha revelado el mensaje de Alá a todas las personas.

En segundo lugar el Islam enseña de la concepción virginal de Jesús. El Corán afirma que Alá creó a Jesús en el vientre de la virgen María por su voluntad (Surah 3:43). El Corán niega que Jesús haya tenido un desarrollo normal como humano tal y como lo enseña la Biblia (Lucas 2:52). En el Corán Jesús siendo infante hablo a la multitud diciendo que el era un siervo y un profeta de Alá (Surah 3:41; 5:109; 19:30-31). Por lo tanto, Jesús como niño se identificaba a sí mismo como un profeta y esto implícitamente niega un estado de humanidad.

Nada excepcional ocurrió en el nacimiento de Mahoma. Todo ocurrió en forma normal con la excepción de que su padre Abdullah murió antes que naciese.

En tercer lugar, Jesús hizo grande milagros. El Corán reconoce que Jesús hizo muchos de los milagros que están registrados en los evangelios. Le dió vista a ciegos, limpió a leprosos, y devolvió la vida a individuos que habían muerto (Surah 5:110). La tradición musulmana no menciona que Jesús hubiese hecho algún milagro con eventos de la naturaleza. En los evangelios, si se mencionan este tipo de milagros. Entre ellos cuando calmó la tempestad en el mar, hecho que hizo que sus discípulos meditasen sobre su identidad (Marcos 4:41). El Corán menciona dos veces un milagro no registrado en los evangelios bíblicos; del barro hizo una figura de un pájaro y luego le dió vida al soplar sobre el (Surah 3:43; 5:110). Este evento también está reseñado en el evangelio apócrifoc de Tomas que data del segundo siglo.

El Corán no relata ningún milagro realizado por Mahoma. Para los muslmanes el único milagro relacionado con Mahoma es el mismo Corán. Es más en respuesta a las demandas de la gente por alguna señal, Mahoma dijo que el no era más que un apóstol, y no un hacedor de milagros (Surah 17:90-93). Tiempo después algunas tradiciones musulmanas indican algunos milagros hechos por Mahoma.

En cuarto lugar, el Corán afirma que Jesús no tenía pecado. El Corán habla con detalle de los pecados de otros profetas de Alá incluyendo a Adán (Surah 20:119), Abraham (Surah 6:77), Moisés (Surah 2:248), y David (Surah 38:20-24). Pero Jesús es el único profeta que el Corán no le asocia pecado. Gabriel anunció a María que ella daría a luz un hijo santo (Surah 19:19). Es de notar que cuando se traduce el Corán a otros idiomas como el inglés o el español al traducir "santo" se asocian las palabras ‘puro’ ó ‘sin falta’

En el Corán Mahoma reconoce en varias oportunidades el estar libre de pecado (Surah 40:55; 42:5; 48:2; 94:1-3) y sin embargo el mismo Mahoma en sus escritos dice oraba pidiendo perdón por sus pecados unas setenta veces al día.

En quinto lugar, el Corán niega la crucifixión de Jesús (Surah 4:157-158). Los musulmanes creen que el relato de la crucifición narrada en los evangelios es una ficción. Jesús, por lo tanto no lavó los pecados en una muerte sacrificial. Los musulmanes afirman que los judíos crucificaron a alguien que se parecía a Jesús que pudo haber sido Simón de Cirene o Judas Iscariote. Los musulmanes argumentan que Alá no permitiría que un profeta tan estimado sufriese la horrible indignación de la crucifición. Alá por lo tanto se llevó a Jesús al cielo sin que muriese.

Los musulmanes no le dan un significado teológico a la muerte de Mahoma. Sus seguidores lo enterraron en Median en el sitio donde se erige hoy en día una mezquita.

En sexto lugar, los musulmanes creen que Jesús predijo la venida de Mahoma. El Corán registra la siguiente profecía de Jesús ‘Para que constanten que soy un apóstol de Dios, les anuncio que un apóstol vendra después de mi cuyo nombre será Ahmad’ (Surah 61:6). Los musulmanes entienden que ‘Ahmad’ es una forma de decir Mahoma, ‘el alabado’. De esta forma los musulmanes creen que Juan 16 es un relato corrupto de la predicción de Jesús respecto a Mahoma. Al hablar del Espíritu Santo, Jesus predecía al Ayudador o al Consolador (literalmente aquel que viene a ayudarnos) quien vendría después de Él. La traducción del la palabra consolador del griego es ‘paraclete’. Los musulmanes alegan que la forma correcta es ‘periklytos’ (que literalmente es ‘alabado’- y por lo tanto Mahoma). Es de notar que el Consolador no podía ser un humano, en el contexto de la enseñanza de Jesús en Juan. El Consolador permancerá con los discípulos por siempre (Juan 14:16), el mundo no verá al Consolador (Juan 14:17), el Consolador mora entre los creyentes (Juan 14:17), el Consolador es un Espíritu (Juan. 14:17, 26; 16:13), y la misión del Consolador es dirigir hacia Jesús (Juan 16:14). Mahoma no cumplía ninguna de estas profecías en relación al Consolador, por tanto el Consolador es el Espíritu Santo.

Finalmente en séptimo lugar, para los musulmanes Jesús es una persona importante en los tiempos finales. Debido a que Jesús no murió su ministerio aun no está completo. Jesús mismo predijo que el moriría en paz (Surah 19:33). Jesús, por lo tanto volverá para morir en paz y después de esto será enterrado junto a Mahoma en Medina. El retorno de Jesús es como un signo de la hora del juicio (Surah 43:61). Los musulmanes no se ponen de acuerdo en relación al papel de Jesús en los tiempos finales. Los sunies equiparan a Jesús con una figura mesiánica que matará al Anticristo, destruyendo a Gog y Magog, e ignagurando un breve tiempo de paz antes de la hora del juicio. Los shiitas por su lato creen que Jesús volverá para preparar el camino a la venida de una figura mesiánica que será un descendiente de Mahoma.

Una comparación entre las creencias musulmanas de Jesús y Mahoma nos dan una perspectiva clara de ambas figuras. El Islam enseña que la concepción virginal de Jesús y una concepción natural de Mahoma. Jesús hizo poderosísimos milagros mientras que Mahoma según la tradición más primitiva del Islam no hizo milagros. Jesús no cometió pecados mientras que el mismo Mahoma reconoció sus pecados. Jesús ascendió al cielo mientras que los seguidores de Mahoma enterraron el cueroo de este profeta en una tumba. El Antiguo Testamento contiene cun centenar de profecías acerca de la primera venida de Jesús. Los musulmanes malinterpretan las escrituras cristianas al decir que en pocos pasajes se predice la venida de Mahoma. Jesús es una figura clave en la interpretación islámica del fin de los tiempos. Mahoma jugará ningún papel antes del Juicio.

Jesús fue concebido virginalmente, fue hacedor de milagros, permaneció sin pecado, su venida fue predicha, ascendió y es una figura clave en el fin de los tiempos. Desde una perspectiva cristiana sólo en la Deidad se encuentran estas verdades.

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto