1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 08 Julio 2012
Imprimir

cnef2012-07El Consejo Nacional de Evangélicos en Francia (CNEF), ha publicado un documento por medio del cual busca regular y minimizar los efectos de la teología de la prosperidad en esa nación.

 

 

 

En la elaboración del documento participó un grupo interdenominacional (pietistas ortodoxos, bautistas, pentecostales y carismáticos) que plasmaron sus conclusiones en 30 páginas y que fue publicado el 22 de mayo.

 

 

El Consejo, ha concluido que es necesario salir de esta teología que se asemeja a la riqueza material con la salvación cristiana e incentiva esa actitud, por lo que les explica a sus miembros las razones por las cuales es necesario alejar de la teología de la prosperidad.

 

 

El primer error en la teología de la prosperidad, es precisamente esta relación entre la salvación, la prosperidad física y material (la salud y la riqueza), porque la salvación está vinculada al “corazón”, explica Thierry Huser, pastor bautista. Agregando que “la salvación se refiere principalmente a la relación con Dios y la reconciliación con Él por medio de Cristo”.

 

 

Thierry también habla de error teológico que enseña que Dios coloca lugares de servicios de prosperidad fiel. “El énfasis unilateral en la palabra de Dios, cuya eficacia reside en su poder de afirmación, puede llevar a tener” fe en la fe “, en lugar de tener “fe en Dios”.

 

 

El texto de CNEF, también habla de la expresión utilizada por estas iglesias, al decirles a los fieles que no consiguen lo que busca porque les falta fe. “Los profetas de la prosperidad se protegen a sí mismos de todos los que cuestionan sus promesas. Al contrario, todo el peso de cualquier fallo, es debido a los fieles, que no esperan, no oran, no dona”, dice el fragmento de texto.

 

 

El documento también señala otro error de esta línea de pensamiento teológica que Jesús no habló de no tener amor y no adorar el éxito material.


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto