1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 05 Febrero 2012
Imprimir

enamnuelLinda2012-02Emmanuel y Linda Espinosa, vocalistas de la banda ‹‹RoJO›› y que lanzaron su primer álbum como dúo titulado “Volver” en el Otoño del 2011, nos presentan una reflexión en video. Más que enfatizar un videoclip, o “promover” una canción, han hecho énfasis en el contenido, el cual es recordar que el corazón de Dios, nuestro Padre, late por los que no le conocen.

Emmanuel nos platica: “Dios nos ha llevado por un proceso muy interesante, por no encontrar otra palabra, en los últimos dos años. Y hay una reflexión que ha tocado profundamente nuestros corazones: ¿Qué sentido hay en decir que amo a Jesús y olvido que casi al 30% de la humanidad NUNCA NADIE les ha hablado de Jesús? El corazón de Dios late por los que no le conocen. Hace no mucho tiempo descubrimos que éramos ‹‹buenos›› para levantar nuestras manos en adoración a Dios pero no las extendíamos hacia el frente para ayudar a otros con la misma ‘pasión’ con que cantábamos.

 

Es una tristeza que la iglesia piense que el trabajo de llevar el amor de Dios es solo para los “misioneros”, cuando Jesucristo nos ordenó a todos a ir a las naciones y ‹‹hacer discipulos››. Es tiempo de dejar nuestros egoísmos; de dejar de vivir por ‹‹sentimientos›› y en verdad reflejar su amor no solo en donde estamos sino también a los dos mil millones de personas que aún no le conocen en los pueblos no alcanzados.”

 

La iglesia está por comenzar un movimiento y salir de las construcciones en donde nos reunimos y llevar su amor a las calles y otros países. Linda menciona: “Algo que la iglesia de Jesús estamos aprendiendo es que no podemos ser adoradores sin practicar su justicia. Es tiempo de hacerlo. Es tiempo de llevar su amor.”

Este video fue grabado en el sur de Asia, en un país denominado como ‹‹no alcanzado››. El deseo de los Espinosa es que esta canción inspire a los que escuchen, a llevar el amor de Dios con palabras y acciones prácticas. Qué muchos digan: ‹‹Heme aquí, Envíame a mí Jesús›› Y sobre todo a que muchos, sin esperar más, digamos a Dios: Envíame a los orfanatos y casas hogar de mi ciudad; envíame a dar comida a los hambrientos en las calles; envíame a dar un abrazo a los que mueren rodeados de soledad en los hospitales; envíame a dar dinero para los necesitados, envíame a llorar con el que lloran, envíame a cantar en los asilos de ancianos, envíame a restaurar al que está en crisis, envíame a aconsejar al que está al borde del suicidio, envíame a un pueblo No Alcanzado.


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto