1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 20 Marzo 2011
Imprimir
rabinoHarelEn Israel un grupo de rabinos promocionan el matrimonio concertado entre gays y lesbianas. Estos rabinos han casado hasta la fecha a 11 parejas y afirman que esta estrategia es una forma de conciliar la prohibición que a su juicio establece la ley judía contra las relaciones homosexuales con el deseo de no ocultar la propia orientación sexual.

Los emparejamientos son concertados por el rabino Areleh Harel, que vive en un asentamiento de Cisjordania y pertenece a la comunidad sionista. Afirma que todas las parejas reciben apoyo de un equipo de psicólogos, asesores matrimoniales y trabajadores sociales, así como de otros rabinos. Harel dice tener una lista de 30 gays y 20 lesbianas buscando pareja. Afirma que “no niegan su identidad sexual, pero quieren establecer un hogar, ya sea para ser padres o por el reconocimiento social. Una familia no es solamente sexo y amor. Es una asociación instrumental, aunque no solo técnica”.

Es el caso de Etti y Roni (nombres ficticios), que se casaron hace cinco años. Desde el primer encuentro se dejaron claro su homosexualidad, pero hoy viven de cara al mundo como una pareja heterosexual y tienen dos hijos. Roni se había sometido a terapia de conversión, sin éxito, y mantuvo relaciones con varios hombres, hasta que decidió que quería “una familia e hijos”. Similarmente, Etti, que no ha salido del armario para su familia, afirma que más importante que la relación seria que mantenía con otra mujer, era “tener hijos y vivir en una familia normal”. Sus hijos nacieron por inseminación artificial. “Obviamente tenemos tensiones, pero ¿quién no las tiene? Como buenos amigos, nos tenemos un gran respeto mutuo y amor platónico”, afirman.

Pero estos emparejamientos semiconcertados no siempre funcionan bien, y dos de las parejas están en proceso de divorcio. El propio Harel afirma estar preocupado por el posible sufrimiento de los hijos nacidos en estos matrimonios. Por su parte, el portavoz de Havruta, una asociación para homosexuales religiosos que no se ha pronunciado oficialmente sobre estos matrimonios, dice oponerse a la idea. “Si la definición de familia es asociación, confianza y amor, entonces esta no es una solución”, afirma, y añade que su organización cree que vivir abiertamente la orientación sexual genera más felicidad que vivir una mentira.

Aunque este tipo de matrimonios hace tiempo que se practica entre los judíos ultraortodoxos, la actual iniciativa se diferencia en que ha sido promovida en parte por estas organizaciones para homosexuales religiosos. Israel no celebra matrimonios entre personas del mismo sexo, ya que en suelo israelí solo es legal la celebración de matrimonios religiosos (judíos, musulmanes, cristianos o drusos), pero desde 2006 sí reconoce los celebrados en el extranjero, por decisión de su Tribunal Supremo.

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto