1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 20 Noviembre 2012
Imprimir
eurabia

Lea esto cuidadosamente. Es una descripción impactante y objetiva de la situación actual, pero es también la profecía del futuro de Europa - ¿o deberíamos ya denominarla Eurabia?

 

 

El escritor, un periodista italiano de Il Foglio, escribe una columna bisemanal para Arutz Sheva. Es autor del libro "Una nueva Shoah", que investigó las historias personales de las víctimas del terrorismo de Israel, editado por Encounter. Sus escritos aparecen en publicaciones tales como Wall Street Journal, Frontpage y Commentary. Está trabajando en un libro sobre el Vaticano e Israel.

 

El líder de Hamas, Khaled Mashaal, mantiene su residencia en Qatar al tiempo que los talibanes abrieron la primera representación en un país extranjero en su capital, Doha.

 

Un viento de odio que emana del pequeño emirato islámico está soplando sobre Europa, un viento acompañado de un océano de dinero venenoso, sangriento, empapado en petróleo - procedentes de la península en el golfo Pérsico que hoy es el país más rico del mundo.

 

Poco a poco, Qatar está comprando los activos de Europa.

 

Qatar, sin siquiera un mínimo de habla francesa, acaba de unirse a la "Organización Internacional de la Comunidad Francófona" como miembro asociado. El objetivo de Qatar es claro: cambiar y manipular la cultura francesa. Un ejemplo: la Escuela Voltaire en Doha prohibió un libro religioso que abordaba el cristianismo en la Edad Media.

 

El Emir de Qatar, Sheikh Hamad bin Khalifa al-Thani, que ha cultivado la imagen de un reformista pro-occidental, se comprometió a "no escatimar esfuerzos" para difundir las enseñanzas del Islam wahabí a través de "todo el mundo". En diciembre pasado, el Emir qatarí inauguró en Doha la mezquita "Imán Muhammad Ibn Abdul Wahhab", dedicada al fundador de la escuela de religión islámica más virulenta, antisemita y totalitaria.

 

El pulpo de Qatar está trabajando en tres frentes: el derrocamiento de regímenes árabes despóticos para sustituirlos por países basados en la sharía; destruir a Israel financiando grupos terroristas (el Emir acaba de visitar Gaza); e islamizando el continente europeo a través de mezquitas e inversiones.

 

En Alemania, la Autoridad de Inversiones de Qatar es propietaria del 17 por ciento de Volkswagen, del 10 por ciento de Porsche y del 9 por ciento del gigante de la construcción Hochtief.

 

En Italia, por mencionar sólo una empresa bien conocida, Qatar acaba de comprar la empresa de moda Valentino, mientras que el propietario del AC Milan, Silvio Berlusconi, está dispuesto a vender la estación generadora al Emir del Estado de Qatar.

 

En el Reino Unido, los musulmanes de Qatar son dueños de gran parte del distrito financiero de Canary Wharf en Londres. Qatar también posee el 20 por ciento de la Bolsa de Valores de Londres.

 

Qatar ha invertido en el club de fútbol Paris St. Germain y es un inversionista en el grupo petrolero francés Total, así como en la Shell británica.

 

Qatar financió el 95% de la torre Shard de Londres, el rascacielos más alto de Europa.

 

En Cannes, el Emir compró un hotel famoso por albergar a celebridades durante el festival de cine, y también está pensando en comprar un símbolo judío como el Hotel Les Trois Rois en Basilea, Suiza, escenario del icónico retrato de Theodor Herzl.

 

Qatar también ha comprado, por 300 millones de euros, el edificio que alberga parte de la Embajada de EE. UU. en París.

 

Qatar anunció el pasado mes de febrero, cuando Nicolas Sarkozy aun era el Presidente de Francia, que estaba dispuesto a gastar 65 millones de dólares en las “banlieues” francesas, los suburbios donde vive la gran mayoría de los seis millones de musulmanes en Francia. Luego Qatar duplicó la cantidad a 100 millones de euros, en lo que el periódico de la extrema izquierda francesa Libération describió como un "un apoderamiento qatari de las “banlieues".

 

Otro periódico, Le Figaro, al ver la escritura en la pared (escribiendo un cheque ?) publicó recientemente un artículo titulado: "¿Se convertirá Francia en una república islámica?".

 

El Qatar rico en petróleo podría invertir hasta 10.000 millones de euros en grandes empresas francesas, anunció esta semana el embajador del país del Golfo en Francia, Mohamed Al-Kuwari Jaham,

 

En Suiza, donde Qatar es de gran importancia para la economía, empresas famosas como Swatch, Tissot y Victorinox han eliminado la cruz de la bandera suiza de muchos anuncios, especialmente en países árabes y asiáticos (para no ofender a los musulmanes).

 

En muchos casos la cruz sobre fondo rojo, símbolo de identidad de los cantones suizos, ha sido sustituida por las palabras "Swiss Made". Victorinox, el famoso fabricante de cuchillos, sustituyó la cruz con la letra "V". Swatch justificó el retiro diciendo que "en los países musulmanes no se permite mostrar la cruz en público".

 

En España, Qatar canaliza sus donaciones a través de la Liga Islámica para el Diálogo y la Convivencia, un grupo vinculado a la Hermandad Musulmana en Siria y que controla el Centro Cultural Islámico Catalán. Qatar acaba de pagar 450.000 dólares para renovar este centro con sede en Barcelona.

 

En Italia, el emir de Qatar está financiando la construcción de muchas mega-mezquitas mientras que, en Irlanda, Qatar acaba de donar 800.000 euros para construir una mega-mezquita en Cork.

 

Las donaciones también contribuyeron a asegurarle un lugar a Qatar en el Comité Mundial de Patrimonio de Unesco, utilizado por los palestinos para avanzar en su agenda de “Judenrein” en Judea y Samaria.

 

Qatar también tiene un ambicioso proyecto para construir una mega-mezquita y un instituto islámico en Munich, Alemania, con los cuales "se construiría un puente entre el Islam y Europa". Munich - donde el Papa Joseph Ratzinger fue arzobispo de 1977 a 1981 - es la ciudad en la que la Hermandad Musulmana ha ganado el control de la mayoría de las mezquitas y del Islam activo en Alemania y en Europa.

 

El Consejo Europeo para la Fatwa y la Investigación, a cargo del imán Yusuf al Qaradawi, tiene su sede en Doha, Qatar.

 

Qatar es un bastión del antisemitismo, el que da la vuelta al mundo junto con las inversiones. Un programa de televisión qatarí, basado en un libro del difunto escritor palestino Ghassan Kanafani, muestra a una sobreviviente del Holocausto que recurre a la prostitución y afirma que los nazis no hicieron nada malo. Se la ve diciendo "No he visto ninguna cámara de gas". Un actor, que representa al ex primer ministro israelí Menachem Begin, exhorta a los judíos a asesinar civiles árabes.

 

Qatar también es sede de varias conferencias que demonizan a los judíos.

 

En su intervención en la reciente Conferencia Internacional para la Defensa de Jerusalén en Doha, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dijo que "las fuerzas israelíes de ocupación están utilizando los medios más desagradables y más peligrosos para implementar sus planes de borrar y eliminar el carácter árabe-islámico y cristiano de Jerusalén oriental”. El propósito de la conferencia, hecha bajo los auspicios del Comité Islamo-Cristiano de Palestina, es luchar contra la "judaización de Jerusalén".

 

En los sermones de los viernes en Doha, los judíos son llamados "parásitos". Volvemos a la época de los nazis.

 

Con su flujo imperial de dinero y con ideología, el antiguo protectorado británico de Qatar está desalentando la integración musulmana en Europa con el fin de dominarla mejor, fomentando el antisemitismo y la separación cultural e impulsando activamente la yihad contra el Estado de Israel.

 

El rumbo de Qatar es muy práctico: convencer a Europa que el verdadero nombre de Jerusalén es Al Quds, que el Corán reemplazó a la Biblia y que el Monte del Templo judío es sólo una conspiración.

 

El apuntar a la destrucción de Israel permite a Europa, el nuevo mercenario de Qatar, liberarse de su propia identidad y la memoria de su complicidad con el Holocausto que la acompañan.

Fuente: Cciu


 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto