1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 4.00 (1 Voto)
Musulmanes en Francia quieren usar iglesias para sus cultos - 4.0 de 5 basado en 1 voto
Escrito por entreCristianos
Publicado el 30 Junio 2015
Imprimir

Dalil BoubakeurActualmente hay 2.500 mezquitas funcionando en Francia y hay otras 300 en construcción. Son pocas según indica Dalil Boubakeur, rector de la Gran Mezquita de París y presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM).  Ante la demanda y la escasez Boubakeur dice tener la solución: Convertir las iglesias infrautilizadas en mezquitas. La propuesta ha causado asombro por su audacia. Políticos de la derecha han hablado de “provocación”. Sin embargo, ya ha sucedido y está sucediendo.

La propuesta se produjo durante una entrevista en Europe 1 a preguntas del conocido periodista, Jean-Pierre ElKabbach. “Es un problema delicado, pero ¿por qué no?”, respondió Boubakeur a la cuestión de si el máximo representante de los musulmanes franceses sería partidario de convertir en mezquitas las iglesias vacías. “Es el mismo dios, son ritos vecinos, fraternales, y creo que musulmanes y cristianos pueden coexistir y vivir juntos”, argumentó.

 

No es la primera vez que se plantea una posibilidad parecida. De hecho, ya ha sucedido. El propio rector de la Gran Mezquita de París ponía como ejemplo el caso de Clermont-Ferrand, donde “los religiosos han acogido a los musulmanes”. En realidad, se trata de un convento femenino, las hermanas de San José, quienes, a petición del obispo de la diócesis, cedieron durante más de treinta años una capilla -contigua a la iglesia de la comunidad- para el uso de los musulmanes.

 

Durante ese periodo, desaparecieron las vidrieras cristianas, las imágenes fueron amontonadas en un sótano y fue instalada una gran alfombra. A pesar de todo, la experiencia fue “enriquecedora”, según las monjas, para quienes “simbólicamente, reforzó el diálogo interreligioso”. En 2011, la inauguración de una nueva mezquita vació de creyentes islámicos el templo, ante lo que la congregación decidió venderlo a ortodoxos rumanos.

 

Desde la declaración de Francia como un estado laico en 1905, los nuevos templos católicos pertenecen a la iglesia católica, por lo que solo ella puede disponer de su destino. Por ello, la propuesta de Boubakeur causó una enorme sorpresa en la conferencia episcopal, que se declaró “opuesta por completo” a la idea. “Las iglesias no son edificios multiusos”, dijo un portavoz, Stanislas Lalanne, obispo de Pontoise.

 

“Las iglesias son lugares sagrados que, incluso si no acogen diariamente a los fieles, no pueden ser utilizadas a otro fin que a la expresión de la fe cristiana”. Sin embargo, a continuación el prelado matizó su negativa: “Al mismo tiempo, veo su necesidad [de los musulmanes] de gozar de un lugar de culto para reunirse y rezar… Es una cuestión interesante, pero la propuesta del señor Boubakeur es una mala respuesta”.

 

Desde la derecha política se han utilizado palabras más gruesas para calificar la idea del máximo representante musulmán en Francia. Se ha hablado de “provocación” que tendrá “un efecto boomerang”; se ha hablado de que no solo se trata de religión, sino de “herencia cultural” la que estaría en riesgo; y hay quien ha exclamado: “¿Como osa proponer [Boubakeur] la transformación de las iglesias en mezquitas en nuestra propia casa?”. Sin embargo, otros comentaristas han visto mucho más allá, en la posibilidad de una definitiva cabeza de puente para la conquista del país por el islam más “rigorista”.

 

El último estudio de Pew Research sobre la evolución de las religiones en el mundo presentaba dos fenómenos paralelos, la explosión demográfica islámica y la descristianización del país, tendencias que llevarán a que la proporción de cristianos en Francia baje del 50 por ciento en 2050. De hecho, Francia, el Reino Unido y Holanda se convertirán en tres países de la Europa occidental donde la presencia cristiana será inferior a la mitad de la población total para la citada fecha, mientras el islam duplicará su presencia respecto a la actual.

 

El propio presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán ya había anunciado hace unas semanas su voluntad de “doblar” el número de mezquitas en Francia, desde las 2.500 actuales más las 300 en construcción. Sin embargo, el propio Boubakeur debió recular ante una osadía que muchos vieron como un acto fallido en el que dejó ver su impaciencia. De hecho, en un comunicado emitido pocas horas después de sus declaraciones en Europe 1, la Gran Mezquita de París decía sobre la propuesta de convertir iglesias en mezquitas que “a día de hoy no hay ningún deseo ni voluntad de un proyecto en este sentido”.

 


etiquetas:
 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto