1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 13 Diciembre 2009
Imprimir
kotelEn las entrañas de Jerusalén se esconden tesoros arqueológicos que en la historia reciente han generado conflicto, sobre todo entre judíos y musulmanes.  

Debajo de la explanada de las mezquitas y bordeando el muro del Templo, lugar de las lamentaciones, se encuentran túneles milenarios, descubiertos durante la ocupación británica y ahora estudiados y excavados con el patrocinio del gobierno israelí. Un trabajo histórico que no cuenta con la simpatía de los líderes musulmanes ni de la autoridad palestina, que denuncian que las excavaciones pueden dañar la  mezquita de Al-Aksa.

Uno de los principales focos de disputa está en el túnel del Muro Occidental, cuya apertura en 1996 por el primer gobierno de Benjamín Netanyahu desató una oleada de enfrentamientos en los que murieron 80 palestinos y 14 soldados israelíes, en lo que se denominó la «Intifada del Túnel».

Las primeras excavaciones de estos pasadizos fueron conducidas por expedicionarios británicos hace más de un siglo, y en la actualidad la Autoridad de Antigüedades de Israel está a cargo del proyecto, que a medida que avanza rescata la esencia judía en la ciudad.

Así lo atestiguan varios baños rituales judíos (mikve), o un punto desde el que los arqueólogos consideran que se accedía al sancta sanctorum, el sitio que albergaba el Arca de la Alianza. Sin embargo, los palestinos denuncian que esos túneles no solo discurren por el barrio musulmán de la ciudadela, capturado por Israel en la guerra de 1967, sino que ponen en peligro la estabilidad de las mezquita de Al-Aksa, argumento utilizado para impedir posteriores excavaciones en la zona.
 

etiquetas:
 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto