1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Votación 0.00 (0 Votos)
Escrito por entreCristianos
Publicado el 01 Diciembre 2008
Imprimir
obama11-2008.jpgEl presidente electo de EU, Barack Obama, y su familia, se instalarán en Washington en enero próximo pero aún no han escogido la iglesia a la que acudirán, lo que ha desatado las especulaciones y una feroz competencia entre los templos. (Fuente: NoticiaCristiana.com)  Los Obama son estos días los cristianos más solicitados por las iglesias en Washington. La pregunta de moda no es ya el tipo de mascota que tendrán sus hijas, Malia, de 10 años, y Sasha, de 7, sino el templo al que acudirá la familia.

En su libro biográfico "La audacia de la esperanza" (2006) , Obama destaca las lecciones de vida que le ha ofrecido "la Iglesia negra" : "que la fe no significa que no tengas dudas, o que renuncies a tu puesto en este mundo. Necesitas ir a la iglesia precisamente porque eres de este mundo" .

La selección del templo será, sin duda, una de las decisiones personales más difíciles para Obama, y una de las que más atención mediática suscitará debido a la turbulenta ruptura de Obama con su antiguo pastor y guía espiritual, el reverendo Jeremiah Wright.

De hecho, el asunto ha dominado en la blogósfera en los últimos días, especialmente desde que surgieran informes de que, el domingo pasado, Obama, en vez de ir a misa, se fue al gimnasio.

Varias congregaciones cristianas de Washington ya han extendido una invitación a la próxima familia presidencial, con la esperanza de tener la suerte de contarla entre sus feligreses.

En una especie de "marketing" religioso, las iglesias han destacado sus raíces afroamericanas y sus pasados vínculos presidenciales.

La Iglesia Metropolitana AME, que en su página web se describe como la "catedral nacional del metodismo africano" , asegura que "lucha por ser una fuerza para la justicia social en la iglesia y en las comunidades locales y globales" .

La iglesia, con cerca de 2 mil miembros y a sólo seis cuadras de la Casa Blanca, es predominantemente negra, y su pastor, el reverendo Ronald Braxton, asegura que la iglesia "sería una opción muy buena" porque Obama "conoce bien las tradiciones religiosas afroamericanas" .

También tendrían en el menú de opciones a la Iglesia St. John, a pocos pasos de la Casa Blanca, frente al Parque Lafayette y conocida popularmente como "la iglesia de los presidentes" : allí, el inquilino de la Casa Blanca ya tiene un banco reservado, el número 54.

Mientras, la Iglesia Unida de Cristo (UCC, en inglés) , que es la misma denominación a la que renunció Obama tras las incendiarias declaraciones de Wright, su pastor en Chicago, también le tiene un puesto reservado en Washington, si lo desea.

La UCC le extendió una invitación a Obama por escrito, y en persona, para que "reconecte" con su iglesia, ahora en Washington y encuentra en ella "su hogar espiritual" , según indicó recientemente el diario "The Hill" .

Esa iglesia es de mayoría blanca pero goza de una amplia diversidad cultural racial debido a su pasado activismo a favor de la abolición de la esclavitud.

El consenso entre los religiosos es que Obama actuará con cautela y buscará un templo que pueda acomodar a su servicio de seguridad y un pastor que lo inspire pero, sobre todo, que no genere titulares como los que atrajo Wright durante la contienda.

Obama, después de todo, es consciente de que, cualquiera sea la iglesia que escoja, la decisión, además del simbolismo que acarrea, se prestará a un intenso escrutinio con dimensiones pol
íticas y teológicas.

¿Escogerá una iglesia de mayoría negra, a un pastor de raza blanca, o a uno que predique la teología de la liberación negra? o, para intentar congraciarse con todos, ¿escogerá, como han sugerido algunos, la Catedral Nacional de Washington, la más ecuménica de todas, pese a sus cimientos episcopalianos?

Sus predecesores demócratas, Jimmy Carter y Bill Clinton, encontraron su propio acomodo: Carter dio clases de catecismo en una iglesia bautista en Virginia durante su presidencia, y los Clinton frecuentaron la Iglesia Unida Metodista Foundry, donde su hija, Chelsea, cantaba en el coro.

Otra opción, por supuesto, es que los Obama simplemente no vayan a misa -o no vayan con tanta frecuencia- como lo hizo, por motivos de seguridad, Ronald Reagan.

 Suscríbete al boletín:
 
Estás aquí:   

¡Atención! utilizamos cookies

Al navegar por entreCristianos entendemos que aceptas su uso. Saber más

Acepto